martes, 24 de mayo de 2022

Recuérdame, Alice de Marta Santés





¿Por qué está tan mal si nos hace sentir tan vivos?

Él olía a prohibición, olía a una noche de verano en algún lugar exótico, a frutas exquisitas que nunca había probado, olía a deseo, a vida. A amor del que duele... Era su alumno, un muchacho solitario adicto a los libros y a la música que apenas sonreía. Él había invadido sus sueños incluso antes de conocerle tras un violento accidente en el que su cabeza se estropeó, impidiéndole retener sus recuerdos. Él la hizo enloquecer. Él empezó a desearla. La deseó tanto y tan fuerte que sintió que deliraba. Pero eran profesora y alumno en el marco de un orfanato de la Bolonia de Italia en pleno 1980. No podían quererse. Estaba mal. Y aun así lo hicieron.

Ahora Mario conoce a esa mujer, a sus sesenta y cinco años, que olvida sin remedio al amor de su vida y a sí misma. Mario, que sabe que su forma de amar también está bien, trata por todos los medios que recuerde. Entonces encuentra unas cintas de vídeo llenas de la vida de ella, en las que se cuenta a sí misma todo lo que luchó, todo lo que quiso a ese muchacho de pelo rizado y olor a vida.


Conocí a la autora el año pasado con su novela ganadora del premio Titania, Retrato de una piel desnuda me encanto y me maravillo, tuve las emociones a flor de piel, pero la historia que os traigo hoy me ha dejado enamorada, ilusionada, rota y con una sonrisa a partes iguales. Hoy vengo a hablaros de Recuérdame, Alice de Marta Santés.   

  

Creo que lo mejor de esta historia es dejarse llevar por lo que vas a ir conociendo, así que os contaré cosas de la trama, pero no demasiadas para no desvelar mucho. Aunque sé que no le voy hacer justicia a este libro porque me ha hecho sentir tanto que es imposible expresar con palabras lo que he vivido y sentido.   

  

Recuérdame, Alice es una historia en la que tenemos dos líneas temporales, una en 1980 cuando Alice una chica que va a comenzar a trabajar en un internado, allí conocerá a Liam un chico de dieciséis años que removerá su vida de una manera que nunca imaginó, pero Alice es especial, primero porque no ve la vida como los demás y segundos que, por causas de un accidente, hace años, hay fragmentos de su vida que olvida.   
La línea temporal del presente conoceremos a Mario que empieza a trabajar en una residencia donde esta Alice, allí se forjará una amistad entre ellos. Alice cada vez recuerda menos de su vida, pero tienen unos videos donde ella se cuenta esa historia, su historia con el amor de su vida para que jamás lo olvide. Mario se encariña mucho con Alice, pero sobre todo esos videos viendo a una Alice relatando su vida es algo que a Mario le emociona mucho, pero lo peor para él es cuando llega a casa, su familia es muy conservadora, él es homosexual y no lo ha dicho en casa, sabe que sus padres no reaccionaran bien y no sabe cómo lo haría su hermano.   

  

Los capítulos se van entremezclando de las dos líneas temporales y según va avanzando la historia del pasado veremos cómo se van sucediendo las cosas en el presente y sobre todo como a Mario le afecta la historia de Alice, pero también otras cosas que harán que como lector se nos encoja el corazón o nos enfademos.   
  
La Alice más joven nos mostrará su visión del mundo, una mente adelantada para su tiempo, además de realizar un estudio al internado al que va a ir. Su pérdida de memoria es un reto para ella porque, a veces, se queda en blanco. Pero lo que no espera es que cuando llega al internado ve al chico de sus sueños, uno que lleva unos años apareciendo en sus sueños, pero Liam tiene dieciséis años. Ellos dos nos mostrarán como se conocen, como sienten esos momentos entre ellos y sobre todo cómo van cambiando las cosas entre ellos.   
Lo que me ha gustado mucho es que la línea del pasado está narrada en lo que serían videos de Alice contando lo que ella vivió y en un diario de Liam en el que él nos va enseñando cómo van cambiando sus sentimientos y sobre todo como va descubriendo ciertas cosas.   

  

La Alice más mayor es una mujer superviviente y al principio no te puedes imaginar cuánto, pero iremos conociendo a esta mujer que resurgió de sus propias cenizas, que la quisieron callar y esto también ayudará a Mario a ver que no debe esconder quién es, que no hay nada malo en él y que no hay una cosa más bonita en este mundo que el amor. Porque el amor nunca será una cosa mala.   

  

Está historia tiene mucho más de lo que os estoy contando, esto es solo algo de lo que podéis saber.   

Tenemos romance, por supuesto que sí, el del pasado es algo prohibido, algo que muchos ojos verán mal, creerán cosas que no son. Pero ¿Por qué está mal que dos personas que se amen estén juntas? Es cierto que él es menor de edad y que son profesora y alumno, pero te puedo asegurar que en esta historia no hay nada malo, nada pervertido. He leído una historia de amor entre dos personas que se quieren con el alma, con el corazón y con los ojos. Dos personas que no buscaron enamorarse, pero que contra los sentimientos no se puede hacer nada, es más lucharon contra sus sentimientos, pero al final se dejaron llevar y fueron felices,   
La cuestión es que, tal vez, los demás no les dejaron ser felices, para saber si ellos fueron felices o les dejaron ser felices debéis leer la historia.   
En el presente también vamos a tener romance, uno que no va a ser fácil, uno que tiene cosas en contra entre otras la distancia porque para amar, a veces, tenemos que arriesgar.   
Pero tendremos mucho más amor que entre parejas, amor de amistad, de familia y las personas que nos quieren ver felices. Amor de ojos que vieron siempre las cosas buenas, vieron personas felices y amándose como nunca conocieron a otros.   
En el pasado destacaría a los padres y el hermano de Alice, unas personas con la mente abierta, solo quieren lo mejor para ella y verla feliz, también destacaría a Valentina y Alessandro dos chicos del internado que serán cruciales para la historia, dos personas con la perspectiva diferente a los demás y no verán nada malo.   
En el presente destacaría a Luca que tendréis que conocerlo porque cualquier cosa que se diga de él es spoiler y a Marzia y Nicola, tía y hermano de Mario que han sido dos personajes que quieren a Mario por la persona que es, fieles a él y solo quieren que sea feliz.  

 
 

Y el final, qué final, se podría decir y muchos dirán que no tiene un final feliz, pero para mí si lo tiene. No será un final convencional, pero triunfará los sentimientos y muchas veces no somos capaces de ver que la felicidad no es solo estar con la persona que amas, es tu familia, todos dejamos huella en otras personas, podemos ser el detonante para que otras voces se alcen, podemos ser la persona que con tu ejemplo otras personas terminen por dar ese paso que necesitan o conocer el amor, aunque no pudo ser o no te dejaron, pero ¿Qué pasa si ese final, al final, si se hace realidad? 

  

Esta novela me ha hecho sentir muchas cosas, pero sobre todo amor, esa es la palabra que la definiría. Pero es una historia con mucha magia, ver cómo era antes la sociedad y donde veía cosas malas donde no las había, es verdad que hay un tema que se puede debatir, pero quién soy yo para juzgar a dos personas que lo único que hicieron fueron amarse sin hacer daño a nadie.   
Una historia que se mete bajo tu piel y que no va a ser fácil de superar, la autora ha sabido cómo meterse debajo de la piel del lector y llegar al corazón del lector para romperlo, coserlo y que lata más fuerza que nunca.   





Gracias a la editorial por el envío.



martes, 17 de mayo de 2022

Mi insoportable vecino de Teagan Hunter

 



No te enamores de tu enemigo…, y menos si es tu vecino…

Dean Evans es lo peor. No solo es un demonio que me deja sin tarta de cereza siempre que puede en el café de debajo de casa, sino que además vive en mi planta, en la puerta de al lado.
Y no hago más que encontrármelo. En los buzones. En el ascensor… Así todas las mañanas. Resulta agotador.
Lo malo es que después de que por un descuido mío se incendiara su apartamento, se ha convertido también en mi compañero de piso…, y es todavía más horrible.
No sé qué locura me poseyó para permitir que se quedara conmigo. Quizá solo fuera lástima.
Porque sin duda no estoy enamorada de su encanto.
Ni de esas sonrisas tan sexis.
Ni de su rápido ingenio.
Ni de ese cuerpo al que tanto tiempo le dedica.
No. No pienso caer en la tentación, y menos si la tentación es él.
Puede que exista una fina línea entre el amor y el odio, pero yo sé exactamente de qué lado estoy.
 



Ya estamos a más de mediados de mayo y no sé a vosotros, pero se me está pasando el año muy rápido y en nada estaré en la FLM y tengo muchas ganas de ir y estar con los amigos y desvirtualizar a personas.   

  

Hoy vengo con una historia que me ha sorprendido (para bien) no sabía qué esperar de ella y ha sido toda una sorpresa. Una novela ágil, divertida y que se lee rápido.   

  

River es una mujer que se ha hecho a sí misma, tiene un negocio que le ha costado muchas horas llevarlo hasta donde está, es cierto que sus dos amigas están con ella y trabajan juntas. Pero en su vida amorosa es todo un desastre, no encuentra ningún hombre que le llame realmente la atención y las citas son todo un desastre. Así que los domingos se junta en The Gravy Train, un restaurante, con su mejor amiga, juntarse el domingo es algo habitual para ellas, pero lo que a River no le gusta es que cada domingo Dean se sienta con ellas y encima le roba siempre el último trozo de tarta de cereza. Dean es un chico que viene de una familia rica, pero su padre quería otra cosa para él, así que decidió hacer su vida y es profesor, da clase a los chavales y le encanta su profesión. Además, tiene una tortuga y es el apoyo emocional de esta, le encanta la tarta de cereza, aunque lo que más le gusta es picar a River.   

  

Ellos son muy diferentes, pero les encanta la tarta de cereza. No se soportan, pero tienen que verse todos los días porque son vecinos, son enemigos y se encuentran todos los días a todas las horas. Dean odia que River se queje a su casera de como pone la música y el ruido que hace, River odia a Dean porque le roba la tarta de cereza porque siempre le juzga y se ríe de sus citas desastrosas.   

  

Pero algo pasará que los llevará a tener que compartir apartamento durante un tiempo y aquí es cuando realmente se conocerán y cuando la verdadera cara de ambos se verá.   

  

Es cierto que es una novela no muy larga y la letra grande y se lee en un momento, es sencilla divertida y sobre todo con una tortuga que dará buenos momentos entre los protagonistas.   
Ellos dicen que se odian, pero ya sabéis el dicho los que se pelean se desean, pero ninguno de los dos admite que el otro le atrae, pero es visto por todos los demás que entre ellos no hay odio, si no una atracción muy grande que en el momento que explote no podrán soltarse.   

  

Es cierto que la atracción explota rápido y que tal vez, para mí gusto, los sentimientos de ambos aparecen muy rápido. Pero también es cierto que me ha encantado verlos resistirse a lo que sentían, primero porque supuestamente se odian y segundo por la opinión que tienen del otro. Los rifi rafes, los tiras y aflojas están en cada una de las páginas y me he podido reír en más de una ocasión. Y luego está el tema de que Dean tenga una tortuga, sea el apoyo emocional de esta y la saca de paseo a todos lados, esto es munición suficiente para River para meterse con Dean. El tiempo que van a tener que convivir se prevé con muchos tiras y aflojas, pero sobre todo les va a costar aceptar que la otra persona no es como ellos pensaban.   

  

Los amigos de ambos van a ser también fundamentales para ellos, para darse de cuenta de que la atracción no es mala, que acostarse no sería nada malo y que hay muchos más sentimientos entre ellos de los que ellos piensan.   

  

La atracción explota entre ellos y tengo que decir que ambos son iguales, que no se esconden cuando se encienden, que hablan de los que les gusta y sobre todo que son jóvenes y disfrutan de la vida. Pero las cosas irán cambiando para ellos y al final lo que iba a ser algo temporal puede que ninguno de los dos quiera que acabe.   

  

Un romance que nace pronto, pero es que ellos se conocen desde hace tiempo y esos sentimientos ya estaban allí, lo que pasa es que los dos son tan cabezones que se niegan a reconocer las cosas.   
Dos personajes con un carácter definido y muy bien creados, unos secundarios que ayudarán a los protagonistas a darse cuenta de cosas y dar x pasos. Pero sobre todo una historia que habla que, aunque dos personas sean muy diferentes pueden encajar perfectamente, solo hay que ser capaz de reconocer que alguien te atrae. 




Gracias a la editorial por el envío del ejemplar.